0

Las vicisitudes de los intelectuales públicos de China

¿Se está haciendo más flexible el ambiente político de China o el gobierno está aumentando la represión? Es difícil decirlo. El Presidente y  Secretario General del Partido Comunista, Hu Jintao, a veces parece ir en las dos direcciones simultáneamente.

Por ejemplo, Hu decidió rendir homenaje a la memoria de su mentor, el ex Secretario General, Hu Yaobang, para pulir así su aura de reformista. Pero, en muchos sentidos, el período de Hu Jintao como jefe de la cuarta generación de líderes comunistas, que comenzó cuando se convirtió en secretario del partido en 2002, difiere marcadamente del de su mentor.

Hu Yaobang fue fundador de la Liga de la Juventud China, considerada como una institución relativamente liberal en la República Popular, y en los años 1980 promovió reformas políticas y rehabilitó prácticamente a todas las víctimas de las purgas de Mao Zedong. En contraste,  el Hu más joven ha limitado el espació público para el discurso político que se había abierto durante los últimos años de su predecesor, Jiang Zemin, cuando la presión del mercado obligaba a los medios de comunicación a ser más osados y hacer coberturas más amplias.

Desde que está a cargo, en un intento por controlar a los medios de comunicación, Hu Jintao ha arrestado a algunos periodistas que han escrito con franqueza. Su gobierno también ha detenido a una serie de intelectuales que han criticado sus políticas, incluyendo a los cíber disidentes Liu Di y Shi Tao (que fue arrestado gracias a la colaboración de Yahoo con la policía para identificarlo) y a los escritores independientes Yu Jie y Liu Xiaobo. El médico militar Jiang Yanyong fue detenido en 2003 después de que públicamente refutara la declaración del partido de que la epidemia del SARS estaba bajo control. En 2004, fue puesto bajo vigilancia cuando pidió al Partido que revisara su juicio sobre la manifestación de Tiananmen de 1989.