El desafío postolímpico de China

NUEVA YORK – Casi todas las personas que vieron las Olimpiadas de 2008 en Beijing quedaron impresionadas por los preparativos que realizó China, su capacidad para organizar un evento tan complejo y la rica cosecha de medallas –particularmente de oro—que los atletas chinos ganaron.

Resultó muy claro durante los preparativos de los Juegos que para los chinos era muy importante dar una impresión favorable. Esto resultó evidente cuando se atacó la reputación de China y el estatus de los Juegos durante las manifestaciones tibetanas y las protestas contra la antorcha olímpica mientras realizaba su difícil camino por el mundo.

Pero cuando todo terminó, mediante lo que frecuentemente fueron controles draconianos, China había logrado algo impresionante. En efecto, es difícil pensar que a los ingleses les importará tanto o que harán tantos esfuerzos para las Olimpiadas de Londres en 2012.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/xly8Dh6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.