0

La tormenta perfecta de China

Nueva York – Se está gestando una tormenta perfecta que podría amenazar las relaciones de China con el mundo. Si bien algunos críticos de China en Occidente y nacionalistas en China pueden estar de parabienes, el potencial deterioro de las relaciones internacionales de China no sirve a los intereses de nadie y amenaza con minar la paz y la seguridad global.

Mientras se acercan los Juegos Olímpicos de Beijing, lo que al parecer más quieren los chinos –que los Juegos sean un preludio del retorno de China como líder entre las demás naciones- parece estar por esfumárseles de las manos. Si las cosas salen mal, China podría terminar en una situación de aislamiento.

El levantamiento en el Tíbet, y la respuesta del gobierno, han puesto de manifiesto las tensiones étnicas dentro de China que al gobierno chino le está costando manejar. Las autoridades de China, políticamente incapaces de aceptar o abordar como se debe las aspiraciones de los manifestantes tibetanos, se centraron casi exclusivamente en las estrechas cuestiones de orden público vinculadas con la violencia de marzo.

Para muchos en Occidente que se solidarizan con las aspiraciones de los tibetanos de una autonomía más significativa bajo soberanía china, las medidas represivas de China, la denigración del Dalai Lama y la estrategia de línea dura alimentaron el desencanto. Sin embargo, muchos chinos llegaron a ver las protestas pro-tibetanas en París, Londres, San Francisco, Delhi y otras partes como un esfuerzo por sabotear las Olimpíadas y controlar a China después de casi dos siglos de lo que se percibe como una humillación nacional.