China está perdiendo la batalla contra la corrupción

Los gobernantes de China rara vez lavan la ropa sucia en público, por lo que el arresto del miembro del Politburó y jefe del Partido Comunista de Shanghai, Chen Liangyu, bajo acusaciones de corrupción ha remecido al país. Algunos especulan que en realidad se trata de parte de una lucha de poder en que el Presidente Hu Jingtao está demostrando su autoridad contra un personaje influyente que había puesto obstáculos a la política nacional.

Sea cual sea la verdad tras su caída, y a pesar de las crecientes investigaciones a otros altos funcionarios de gobierno, la información y la evidencia divulgadas recientemente por el gobierno y las instituciones multilaterales sugieren que las autoridades están luchando una difícil batalla contra una ola de corrupción que va en aumento.

Piénsese en las sombrías estadísticas publicadas por la Procuradoría Popular Suprema (PPS). En promedio, se investigó a más de 42.000 funcionarios de gobierno por corrupción entre 2002 y 2005, y más de 30.000 al año enfrentan cargos criminales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6rVqWWL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.