3

Los riesgos de crecimiento crecientes de China

BEIJING – Si las cosas siguen bien, para 2021 China superará a los Estados Unidos como la economía más grande del mundo, medido en dólares corrientes (y aun más rápido si hablamos en términos reales). Su ingreso per cápita llegará al mismo nivel que el del umbral más bajo de los países de altos ingresos. Sin embargo, a pesar de este impulso hacia adelante, la economía china se enfrentará a riesgos inminentes en la próxima década.

El riesgo inmediato es estancamiento continuo o recesión en Europa. En la pasada década, el crecimiento de las exportaciones representó aproximadamente una tercera parte del crecimiento económico global de China, y alrededor de una tercera parte de las exportaciones de este país fueron para la Unión Europea. Si continua deteriorándose la situación en Europa, el crecimiento de China estará afectado.

Un endurecimiento excesivo de las políticas macroeconómicas nacionales, en especial las que están destinadas al mercado inmobiliario, podría aumentar el riesgo de una desaceleración en un contexto en el que los precios de las viviendas ya están disminuyendo por toda China, debido a las medidas severas del gobierno. En efecto, la situación se parece mucho a la de la crisis financiera asiática de 1997. Varios años antes de que estallara dicha crisis, China había estado luchando contra la inflación y parecía tener las cosas bajo control. No obstante, la combinación de crisis y austeridad condenó a China a varios años de deflación y a un crecimiento considerablemente más lento.

Actualmente, mientras China se enfoca en el mediano plazo, el gobierno tiene que hacer frente a los problemas originados por su participación dominante en la economía. Un nuevo informe del Banco Mundial destaca la falta de reformas de las empresas estatales como el principal impedimento para el crecimiento económico del país. Sin embargo, ese es solo un síntoma de un problema más grave: el papel omnipresente del gobierno en los asuntos económicos.