0

¿Un giro diplomático chino?

NUEVA DELHI – ¿Acaso China, bajo el mandato de su nuevo presidente, Xi Jinping, está emprendiendo su propio giro diplomático, paralelamente al "giro hacia Asia" de Estados Unidos? Las primeras iniciativas internacionales trascendentes de Xi -la decisión de que Rusia fuera su primera visita oficial al extranjero, seguida inmediatamente por su participación en la cumbre de los BRICS en Sudáfrica- sugieren que China tal vez esté intentando colocar sus relaciones con los países emergentes más poderosos del mundo a la par de su diplomacia estadounidense. De hecho, esta posibilidad está respaldada por la reciente declaración de Xi sobre las relaciones con la India, que calificó como "una de las relaciones bilaterales más importantes" para China.

El interés temprano de Xi en las relaciones sino-indias es inusual para un líder chino. Xi enunció una plataforma de cinco puntos, en lugar de los "cinco principios de coexistencia pacífica" de Jawaharlal Nehru, implementados en el Tratado Panchsheel de los dos países en 1954.

Según la plataforma de Xi, hasta que se selle un acuerdo final sobre cuestiones territoriales, los dos países deberían cooperar para mantener la paz y la tranquilidad e impedir que las disputas fronterizas afecten la relación general. China y la India deberían mantener comunicaciones estratégicas estrechas para que las relaciones bilaterales continúen transitando el "camino correcto".

Es más, los dos países deberían aprovechar sus fortalezas comparativas y ampliar la cooperación en infraestructura, inversión y otras áreas en beneficio mutuo; fortalecer los vínculos culturales para fomentar una mayor amistad; y mejorar su cooperación en foros multilaterales para salvaguardar los derechos e intereses legítimos de los países en desarrollo de cara a los desafíos globales. Finalmente, deberían atemperar las preocupaciones centrales de cada uno de los países.