0

Hong Kong por siempre

Por más de tres décadas he formado parte del servicio civil de Hong Kong. Durante toda mi carrera he trabajado con mucha gente cuya motivación ha sido servir a Hong Kong. Eso sigue siendo tan cierto ahora como hace cuarenta años cuando ingresé por primera vez al gobierno.

Las dos últimas semanas han sido de los períodos más trascendentales desde nuestra reunificación con China en 1997 y me han dejado en la difícil situación de Jefe en Funciones del Ejecutivo de Hong Kong. No es fácil describir la enorme responsabilidad que siento.

Lo que diferencia a Hong Kong es nuestra habilidad para mantener la estabilidad social y el crecimiento económico. Un elemento clave de nuestro éxito son las instituciones que apuntalan nuestro desarrollo. Estas incluyen nuestro sistema legal, que está sostenido por un poder judicial independiente, nuestra legislatura y nuestro servicio civil. Cada uno funciona de manera independiente pero forma parte integrante de un todo. En resumen, el nuestro es un sistema de gobierno como muchos otros.

Sin embargo, Hong Kong tiene algunas características distintivas, incluyendo un gobierno con una mentalidad internacional y que mira hacia afuera debido a nuestra estrecha integración a los mercados mundiales mucho antes de que la globalización se convirtiera en la frase de moda. Dentro de las filas de nuestro servicio civil y nuestro poder judicial hay ciudadanos de Inglaterra, Australia, Estados Unidos, Canadá y la India.