La estrategia asiática de China

Durante más de una década, el pensamiento estratégico de los Estados Unidos se ha concentrado en el surgimiento de China como gran potencia en el este de Asia. Ese pensamiento es obsoleto. China ya es la gran potencia del este de Asia.

Mientras Estados Unidos ha luchado con Iraq este año, China ha lanzado una ofensiva diplomática de buena voluntad en Asia. ¿El resultado? En octubre, un día después de que el presidente George W. Bush fuera abucheado por el parlamento australiano, el presidente chino, Hu Jintao, recibió una ovación de parte de esos mismos legisladores. El surgimiento de China como la potencia dominante de Asia y el equilibrio de poder general en la región son ahora asuntos que los gobiernos de todo el Pacífico tendrán que tomar muy en cuenta.

Es cierto que los EU siguen administrando el poder en Asia, como lo han hecho desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. Pero la diplomacia referente a la península coreana, donde todos los caminos conducen a Beijing, ha abierto la puerta para que China sea la nueva instancia a la que se debe acudir. En efecto, las reuniones entre seis participantes que se celebraron en Beijing hace unos meses para discutir el reto nuclear planteado por Corea del Norte confirmaron el estatus de gran potencia emergente de China, lo que también se refleja en su diplomacia asiática, cada vez más activa (y efectiva).

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/0ec4YdS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.