Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

yu50_VCGVCG via Getty Images_renminbi

El renminbi apuesta a favor de su libertad

PEKÍN – A principios de agosto, el tipo de cambio del renminbi superó el umbral psicológico de CN¥ 7 por dólar estadounidense. Mientras los inversionistas aún digerían en su totalidad la importancia que revestía ese evento, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sorprendió al mercado al etiquetar a China como país “manipulador de divisas”.

Utilizando el calificativo más suave, dicha designación es absurda, ya que China no cumple con los criterios del gobierno de Estados Unidos para ser considerado como un manipulador de divisas. De hecho, la decisión del Banco Popular de China (BPC) de dejar que el renminbi caiga por debajo de CN¥ 7 por dólar tuvo poco que ver con las guerras comerciales o las guerras de divisas. Por el contrario, esta decisión significó un paso importante por parte del BPC con dirección a la reforma del régimen de tipo de cambio inflexible de China.

Es cierto que el BPC intervino durante mucho tiempo en el mercado de divisas. Por ejemplo, durante la crisis financiera asiática de 1998 el BPC adoptó de facto la vinculación del tipo de cambio del renminbi al dólar estadounidense, lo que actuó como un factor clave para el restablecimiento de la estabilidad de los mercados financieros de la región.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/VbF1aykes;