China's President Xi Jinping speaks next to US President Donald Trump NICOLAS ASFOURI/AFP/Getty Images

Occidente se equivoca con el presidente de China

BEIJING – La reciente enmienda constitucional aprobada en China, que eliminó los límites a la cantidad de mandatos para el presidente y el vicepresidente, causó espanto en gran parte de Occidente. Los críticos temen el surgimiento de una nueva e incontrolable dictadura, en la que el presidente Xi Jinping se convierta en un “Mao 2.0”. Pero es una reacción cuando menos inadecuada.

Los mandatos largos no son exactamente una rareza en Occidente. Por ejemplo, la canciller alemana Angela Merkel acaba de comenzar su cuarto período cuatrienal, y el resto de Europa recibió este hecho mayoritariamente con agrado en vez de críticas.

Claro que un occidental podrá replicar que Merkel, a diferencia de Xi, tiene un mandato electoral. Pero las elecciones democráticas no son la única forma de instituir la rendición de cuentas. Y según casi todas las encuestas internacionales, los índices de aprobación de Xi parecen superar a los del presidente estadounidense Donald Trump y la primera ministra británica Theresa May combinados. Aunque puede haber motivos para temer un cambio para peor en la política china, lo mismo vale para Estados Unidos y el Reino Unido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/FkAa2pX/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.