La novedad y la normalidad de China son relativas

HONG KONG – Acabo de pasar una semana en China, donde participé en el Foro de Boao para Asia, conferencia similar a la reunión anual del Foro Económico Mundial de Davos. El tema de mi mesa redonda fue lo que el Presidente Xi Jinping ha llamado la “nueva normalidad” de la economía china: una era de crecimiento relativamente más lento, tras tres decenios de expansión económica de dos dígitos.

Pero lo que más me sorprende de la economía de China es lo notable que es. De hecho, sus resultados siguen asombrándome. Aunque afronta indudablemente muchos problemas, la cuestión fundamental es la de hasta qué punto es probable que se hunda la economía.

De los cuatro países BRIC –el Brasil, Rusia, la India y China–, el de Xi es el único que ha cumplido hasta ahora mis previsiones de crecimiento en este decenio. De 2011 a 2014, la tasa de crecimiento de la economía china por término medio fue del ocho por ciento al año. Si sigue creciendo un siete por ciento, aproximadamente, en el resto del decenio, como esperan las autoridades y muchos observadores, logrará un ritmo medio de expansión de 7,5 por ciento, en consonancia con mis proyecciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/6pf9CAA/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.