Skip to main content

Solar photovoltaic modules on a hillside in a village in Chuzhou STR/AFP/Getty Images

La atrevida visión energética de China

BEIJING – El plan más atrevido para alcanzar los objetivos del acuerdo climático de París de 2015 viene de China. El acuerdo de París compromete a los gobiernos del planeta a mantener el calentamiento global bien por debajo de los 2º Celsius (3,6º Fahrenheit) con respecto al nivel preindustrial. Esta meta se puede lograr principalmente si el mundo cambia sus fuentes de energía primarias desde los combustibles fósiles basados en carbono (carbón, petróleo y gas natural) a renovables sin carbono (eólica, solar, hídrica, geotérmica, oceánica, biomasa) y energía nuclear para el año 2050. El plan de Interconexión Energética Global (IEG) de China ofrece una asombrosa visión de cómo lograrla.

Pocos gobiernos aprecian la escala de esta transformación. Los científicos del clima hablan del “presupuesto del carbono”, la cantidad total de emisiones de dióxido de carbono que puede emitir la humanidad en los próximos años manteniendo el calentamiento global a menos de 2º. Las estimaciones actuales fijan el punto promedio de este presupuesto en cerca de 600 mil millones de toneladas. En la actualidad, la humanidad emite unos 40 mil millones de CO2 al año, lo que implica que el mundo solo tiene hasta mediados de siglo o antes para dejar de usar combustibles fósiles y pasar completamente a usar fuentes de energía primaria con cero emisiones de carbono.

Es necesario hacer lo siguiente: la electricidad actual se genera, en gran parte, mediante la quema de carbón y gas natural, fuentes de energía térmica que se deben ir reemplazando con electricidad generada a partir de fuentes solares, eólicas, hídricas, nucleares y otras fuentes no emisoras de carbono. Las edificaciones actuales se calientan con calderas, radiadores y estufas alimentadas principalmente por la quema de petróleo y gas natural, fuentes que se deben ir sustituyendo por calefacción a electricidad. Los vehículos de hoy funcionan con productos del petróleo y se deben reemplazar por vehículos eléctricos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/CKcK8F3/es;

Handpicked to read next

  1. solana109_robert wallisCorbis via Getty Images_manhittingberlinwall Robert Wallis/Corbis via Getty Images

    The Partial Triumph of 1989

    Javier Solana

    The fall of the Berlin Wall in November 1989 marked the end not of a historical chapter, but of a paragraph. Although capitalism currently has no rival, it has proven its compatibility with illiberal forces.

    0
  2. sachs315_Pablo Rojas MadariagaNurPhoto via Getty Images_chileprotestmanbulletface Pablo Rojas Madariaga/NurPhoto via Getty Images

    Why Rich Cities Rebel

    Jeffrey D. Sachs

    Having lost touch with public sentiment, officials in Paris, Hong Kong, and Santiago failed to anticipate that a seemingly modest policy action (a fuel-tax increase, an extradition bill, and higher metro prices, respectively) would trigger a massive social explosion.

    1

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions