El momento de China en el G-20

BEIJING – En 2009, una nueva posibilidad se presentó al mundo cuando el G-20, una asamblea que reúne a las principales naciones desarrolladas y economías emergentes del mundo, y que hasta entonces no había logrado dejar una huella significativa en la escena internacional, se reunió en Pittsburg para formular una respuesta a la crisis financiera mundial. Como punto culminante de la presidencia estadounidense del G20, el Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, consciente de que el G-7 ya no podía asegurar por sí solo la supervisión de la economía mundial, presidió la cumbre en la que se designó al G-20 como el principal organismo de coordinación de la política económica mundial.

El próximo año, China, otra superpotencia económica, asumirá la presidencia y albergará la cumbre anual del G-20. Aunque previsiblemente esta presidencia carecerá del dramatismo de la del 2009, no cabe duda de que el Presidente Xi Jinping dejará su impronta, y, así como contribuyó a la realización del Acuerdo Comercial Asia-Pacífico  durante la cumbre del Foro de Cooperación Económica de Asia y el Pacífico celebrada el año pasado, es indudable que no perderá la ocasión de ajustar la agenda del G-20 a los intereses de su país.

Por supuesto, a poco de iniciarse la presidencia de Turquía del G-20, es probable que el Presidente Xi no haya definido aún cuáles son las prioridades específicas, pero ya pueden anticiparse ciertas áreas potencialmente problemáticas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/CcF3hjD/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.