El dilema del emperador Xi

LONDRES – Una vez conversé con una académica china, cuyos padres huyeron de China en la década de 1930, horrorizados por la codicia y la corrupción que asolaban el país antes de la revolución comunista. Después de 1949, los dos dejaron cómodos puestos de trabajo en universidades californianas y regresaron para ayudar a construir una nueva China.

El padre de mi interlocutora padeció las campañas antiderechistas de los cincuenta y la Revolución Cultural de los sesenta y setenta; murió destruido después de una condena a prisión. Pero la madre nunca perdió la fe en el liderazgo del Partido Comunista de China (PCCh). Consideró que los sufrimientos de su esposo habían sido un precio personal a cambio de un bien mayor.

Pero el avance de la corrupción le amargó los últimos años. Murió convencida de que ella y su marido habían sacrificado sus vidas para nada. La ponzoña inmoral de los años treinta había vuelto a China.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/7qLAZPb/es;