0

China y el nuevo equilibrio de poder

SHANGAI.- La última superpotencia rival de los Estados Unidos, la Unión Soviética, se colapsó en 1991. Pero, aparte de su fuerza militar, la URSS realmente nunca fue tan poderosa como para ser un contrapeso de la influencia estadounidense. A finales de la década de los ochenta, parecía que Japón podría desafiar el liderazgo industrial de los Estados Unidos, pero para los años noventa había perdido su ventaja competitiva. China quisiera ser una fuerza central en un mundo multipolar, pero se lo ha impedido su falta de fortaleza general . Ante esta realidad, China ve en la Unión Europea, que se expande cada vez más, un posible contrapeso del poder irrestricto de los Estados Unidos.

En lo que respecta a la producción económica, la UE actualmente se encuentra a la par con los Estados Unidos. Pero todavía tiene que crear un sistema de defensa fuerte que pueda responder efectivamente tanto a las contingencias regionales como a las necesidades mundiales. ¿Cuál sería la fuerza de un sistema como ése cuando se desarrolle, si es que se desarrolla? ¿Cómo se comparará con el de los Estados Unidos?

Al evaluar la fuerza de los Estados Unidos, China sigue con gran interés los debates estadounidenses sobre los méritos de un sistema unipolar o uno multipolar. Algunos estadounidenses están a favor de un sistema unipolar en el que los Estados Unidos dominen. Al país le costaría menos sostener tal Pax Americana , pero el mundo se preocuparía si los Estados Unidos adoptaran una política equivocada como ha sido el caso en Iraq.

Ciertamente, los Estados Unidos tienen el derecho de frenar a terroristas como los que montaron el ataque del 11 de septiembre de 2001. Pero “the war on terror” (“la guerra contra el terrorismo”) no justificaba la decisión de atacar un Estado soberano y derrocar a su gobierno con la presunción errónea de que tenía armas de destrucción masiva y estaba relacionado con los ataques de 2001.