Unidos contra el extremismo

LONDRES – Gobiernos de todo el mundo encaran cada vez más una cuestión fundamental: ¿cómo abordar las causas del extremismo violento –que a menudo tiene orígenes religiosos? Consejos no les faltan –y de una amplia gama de fuentes.

Por ejemplo, un miembro de Al Qaeda señaló hace poco por qué el fracaso de las autoridades británicas para explicar adecuadamente las razones por las que no intervino en la guerra civil siria conllevaba el riesgo de una  mayor radicalización de musulmanes. Mientras tanto, el alcalde de Londres, Boris Johnson, sugería separar a niños de padres radicales. Si bien dichas ideas generaron puntos de vista diversos, son una señal positiva de que es necesario discutirlas públicamente.

Muchas personas reconocen la necesidad de respuesta de parte de servicios de seguridad a actos terroristas, en particular después de un ataque. Sin embargo, un cambio duradero requiere de abordar no solo las consecuencias del extremismo, sino también sus orígenes. ¿Qué se puede hacer?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/Jr8klZk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.