0

El cambio de la via de crecimiento de China

MILAN – China está lista para iniciar su transición de la condición de país de ingresos medios a la de país desarrollado. Relativamente pocas economías (cinco, para ser precisos, todas ellas de Asia: las del Japón, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y Singapur) lograron con éxito dicha transición, al tiempo que mantenían tasas elevadas de crecimiento. Ningún país del tamaño y la diversidad de China lo ha conseguido nunca.

El duodécimo plan quinquenal de China, aprobado el mes pasado, presenta la hoja de ruta que seguirá. Sin embargo, no es un plan en realidad, sino un conjunto coherente e interconectado de prioridades normativas para apoyar la evolución estructural de la economía –y con ello mantener el crecimiento rápido– a lo largo del período del plan y más adelante.

De modo que hay mucho en juego, interior y exteriormente. Ahora el crecimiento de las economías en ascenso del mundo depende de China, principal socio exportador de una lista cada vez mayor de economías importantes, incluidas las del Japón, Corea del Sur, la India y el Brasil.

El nuevo plan quinquenal de China entraña al menos cínco importantes transiciones interconectadas: