0

La Reacia Derecha de Europa Central

¿Está a punto de caerse el péndulo político de Europa del Este? Desde 1989, a lo largo de Europa Central las elecciones han oscilado de derecha a izquierda. ¿El astuto y joven Primer Ministro de Hungría, Viktor Orban, terminará con eso?

Un despiadado programa para absorber a sus rivales políticos de derecha ha ayudado a que el partido FIDESZ de Orban adquiera casi el mismo tamaño que sus rivales socialistas de izquierda. Además, las peleas internas entre los socialistas han mellado una de sus mayores ventajas: la disciplina y el profesionalismo político severos heredados de su era comunista.

Los esfuerzos semiexitosos del premier Orban por unificar a la derecha bajo el estandarte del FIDESZ son únicos entre los fracturados y reacios partidos derechistas de Europa del Este. Desde la caída del comunismo, los partidos de centro derecha de la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia han sufrido de falta de visión y de unidad. A pesar del hecho de que la región está todavía recuperándose de décadas de mala administración comunista, la fragmentación de la derecha política ayudó a la izquierda política, en algunos casos representada por antiguos comunistas, a ganar las elecciones democráticas regularmente.

Algunos de los problemas que enfrenta la derecha de Europa Central son similares a los que enfrenta la derecha en el resto de Europa, en donde los partidos socialdemócratas expropiaron muchas ideas que antes eran liberales para apoderarse de un monopolio del centro político. En Europa Central ese efecto se ha amplificado por el hecho de que, olvidando las inclinaciones ideológicas, los partidos en el gobierno han tenido que privatizar la economía y, bajo presión de la Unión Europea, introducir medidas de reforma que, en un sistema occidental clásico, serían usualmente desarrolladas por la derecha política.