1

La lucha por la libertad digital en Europa Central

PRAGA – Hace un cuarto de siglo, tras la caída del Muro de Berlín y la apertura de la Cortina de Hierro, la gente de Europa Central eligió el capitalismo y la democracia en vez del comunismo y la dictadura. Pero hoy, los ciudadanos de la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia (los cuatro países ex comunistas de la región) denuncian un desempeño decepcionantemente desparejo en la promoción y la protección de la libertad en Internet.

Un estudio reciente de las organizaciones a las que representamos muestra que los cuatro países pueden (y deben) liderar la promoción del libre flujo de información. Pero para eso, hay mucho por mejorar. La República Checa tiene un muy buen historial en apoyo a la libertad de expresión, limitación de la vigilancia y promoción de la transparencia, pero Hungría persigue a blogueros y editores con pesadas multas y otras sanciones. Polonia y Eslovaquia están en el medio.

Los cuatro países están en condiciones de obtener grandes beneficios del nuevo mundo digital, ya que tienen los prerrequisitos para la formación de comunidades virtuales abiertas y vibrantes: buenas cuotas de penetración de Internet y sistemas políticos democráticos y pluralistas. Según un informe reciente del Financial Times, la región cuenta con una combinación de “alto nivel de alfabetización matemática, costos fijos reducidos y una generación joven globalizada y occidentalizada [que] conforma una mezcla estimulante y exitosa”.

De hecho, la lista “New Europe 100” de innovadores del este y centro de Europa, compuesta por el FT,incluye muchos ejemplos de éxito surgidos de Internet. La lista incluye “un doctor húngaro que creó una red social de asesoramiento médico, un equipo de estudiantes polacos que ganaron un concurso de diseño de robots para Marte y un eslovaco que inventó un auto volador”.