Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

farmer7_Mark WilsonGetty Images_fed1

El discurso de bancarrota de los bancos centrales

LOS ANGELES – El ex secretario del Tesoro de Estados Unidos Lawrence H. Summers y Anna Stansbury recientemente arrojaron dudas sobre el futuro de los bancos centrales al sugerir que el marco de política monetaria prevaleciente necesita un replanteo con urgencia. Estoy de acuerdo, y he venido pidiendo una reconsideración de la “vieja economía keynesiana” desde hace más de diez años, desde un artículo que publiqué en 2006, dos años antes de que la Gran Recesión pusiera de moda cuestionar la manera en que pensamos la teoría macroeconómica. Me reconforta ver que el discurso y el cuerpo de investigación que desarrollé sigue ganando respaldo público.

En la era actual de tasas de interés bajas –y en algunos casos negativas-, muchos empiezan a preocuparse de que el Banco Central Europeo y la Reserva Federal de Estados Unidos “se estén quedando sin municiones”. Cuando la tasa de política de un banco central ya es baja, no se la puede bajar mucho más en caso de una crisis. Por ende, se podría decir que la Fed en verdad debería estar subiendo las tasas ahora, mientras el desempleo está bajo, para crear suficiente espacio para recortes de las tasas de interés en el futuro, cuando el desempleo tal vez sea alto. Sin embargo, no tiene ningún sentido aumentar las tasas de interés si esto puede dar lugar a una recesión. La pregunta, entonces, es si hay manera o no de reabastecer el polvorín sin generar una explosión.

Cuando la Fed o el BCE aumenta las tasas, la teoría económica neokeynesiana predice que el alza terminará traduciéndose en una reducción de la inflación, y que el camino del punto A al punto B estará acompañado inevitablemente de un mayor desempleo. Pero mi propia investigación sugiere que la teoría económica neokeynesiana es errónea. Después de todo, si la Fed fuera a aumentar la tasa de corto plazo lentamente y respaldara los merados bursátiles con una garantía para comprar un fondo negociable en bolsa amplio, a un precio fijo, no hay ningún motivo para que el incremento de la tasa cause un desempleo más alto.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/jIaWUb5es;