Bank of England Oli Scarff / Getty Images

Los bancos centrales y la venganza de la política

FRANKFURT – La reputación de los bancos centrales siempre tuvo sus altibajos. Aunque estos últimos años su prestigio se mantuvo extraordinariamente alto, ahora parece inevitable una corrección, y una de las primeras víctimas será la independencia de los bancos centrales.

La reputación de estas instituciones llegó a la cima en los últimos años del siglo anterior y principios de este, gracias a lo que se conoció como la “gran moderación”. La inflación (baja y estable), el crecimiento sostenido y el alto empleo llevaron a muchos a ver a los bancos centrales como una especie de “amos del universo”, que podían (y debían) manejar la economía en beneficio de todos. Que al presidente de la Reserva Federal de los Estados Unidos, Alan Greenspan, se lo apodara “Maestro” es buen ejemplo de esta apreciación.

Al principio, la crisis financiera global de 2008 reforzó aun más la reputación de los bancos centrales. Las acciones decididas de las autoridades monetarias fueron fundamentales para evitar una repetición de la Gran Depresión, y les valieron nuevos elogios cual salvadoras de la economía mundial.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/3YttklZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.