Children in Honduras.

El triángulo de la desesperación de Centroamérica

SAN JOSÉ – Durante los últimos cinco años, unos 100.000 niños migrantes no acompañados provenientes de Guatemala, Honduras y El Salvador fueron aprehendidos en la frontera sur de Estados Unidos. Son un subgrupo particularmente trágico de los aproximadamente tres millones de migrantes del llamado Triángulo Norte de Centroamérica que han llegado a Estados Unidos en las dos últimas décadas.

En las raíces de este éxodo yace una maraña de problemas estructurales. Gobiernos débiles y desafíos fiscales, una corrupción endémica, economías en crisis y altos niveles de delincuencia han convertido a estos tres países pequeños en lugares difíciles para vivir. Y cambiar esa realidad probablemente requiera de la ayuda de Estados Unidos. Si bien los desafíos del Triángulo Norte no se pueden resolver exclusivamente a través de la asistencia extranjera, es poco probable que se puedan superar sin ella.

La debilidad de los gobiernos de la región es un problema clave. El Triángulo Norte tiene una de las cargas tributarias más bajas del mundo –apenas por debajo del 16% del PIB-, lo que limita seriamente la capacidad de sus gobiernos para mitigar el impacto de los altos niveles de pobreza y desigualdad de sus países.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Wc8CjAm/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.