Puerto Rico flag Arnold Drapkin/ZumaPress

Puerto Rico en crisis

WASHINGTON, DC – Puerto Rico tendría que ser la joya del Caribe, pero no lo es. Por décadas el turismo ha estado estancado, a pesar de que los viajeros visitan en masa otros destinos de la región. Las empresas europeas que hacen negocios en América del Norte y del Sur tienen sus casas matrices en Miami, Ciudad de Panamá u otros lugares, y casi ninguna escoge a Puerto Rico. Y ahora, tras una década de letargo, la economía de la isla está decreciendo cada vez más rápidamente a medida que la gente se marcha al continente estadounidense. La deuda pública se ha ido a las nubes y el gobierno dice que no puede pagarla.

A diferencia de Grecia, Puerto Rico no es un país (lo que significa que no puede ser candidato a recibir financiación del Fondo Monetario Internacional). Tampoco es un estado de EE.UU. Y, sin embargo, tiene rasgos de ambos: si bien tiene su propia constitución, es un territorio de Estados Unidos, los portorriqueños son ciudadanos estadounidenses y en la isla rige la ley federal, a menos que se estipule lo contrario.

Algunas de las ventajas de este estatus híbrido es la seguridad y la predictibilidad de la ley estadounidense, la posibilidad de recibir pagos de transferencias federales y un trato fiscal favorable. Los portorriqueños que no son empleados estatales de EE.UU. no pagan el impuesto federal a la renta y los bonos de la isla tienen una “triple exención fiscal” (libres de impuestos federales, estatales y locales).

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/go9kDce/es;