Pro-unity demonstration in Barcelona SOPA Images/Getty Images

Disquisición española

GOTEMBURGO – Es posible que en pocos días el parlamento regional catalán declare la independencia de Cataluña, tras 500 años de historia común con España. Pocas horas después, el gobierno español tal vez responda con el envío de miles de policías para detener a la cúpula del gobierno catalán, lo que pondría fin a 40 años de próspero autogobierno. Y muchos catalanes podrían salir a las calles e iniciar una revuelta, con temibles consecuencias.

The Year Ahead 2018

The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

Order now

A primera vista, la idea de España sumida en el caos es desconcertante. El país está catalogado como una de las democracias que mejor funcionan en el mundo, por delante de Francia, Italia y Estados Unidos, según algunos indicadores. Y es uno de los destinos favoritos de inversores y turistas de todo el mundo. Para quien haya paseado por las esplendorosas y encantadoras calles de Barcelona, la posibilidad de que allí se produzcan enfrentamientos violentos parece tan improbable como ver un gorila en los bosques de la Columbia británica.

Sin embargo, no se puede descartar una confrontación física entre las autoridades españolas y las fuerzas insurreccionales catalanas, a menos que los principales actores cambien su curso de acción. Y ninguno de ellos tiene incentivos para hacerlo. Como James Dean y Buzz en “Rebelde sin causa”, los gobiernos español y catalán corren a toda velocidad hacia un acantilado, y ambos esperan que el otro sea el primero en saltar del auto.

El gobierno español da por sentado que el parlamento catalán no se atreverá a declarar la independencia en forma unilateral, porque esa decisión no recibiría reconocimiento internacional. Y el gobierno catalán confía en que una respuesta represiva de las autoridades españolas, que reviva las imágenes de policías golpeando a ancianas y adolescentes desarmadas, como las que el mundo vio durante el referendo del 1 de octubre, sentaría las bases para una rebelión pacífica dentro de Cataluña con visto bueno internacional.

Además, ambos gobiernos cuentan con amplio respaldo popular. El conservador Partido Popular (PP) que gobierna en Madrid puede ganar con facilidad una elección nacional sin cortejar a los votantes de Cataluña, donde en 2015 obtuvo un escaso 11% de los votos. Por su parte, los partidos separatistas pueden conseguir fácilmente mayoría en el parlamento catalán. Y gracias al control estatal de las emisoras públicas y a generosos subsidios públicos a medios de comunicación privados, ambos lados pueden desplegar un ejército confiable de periodistas e intelectuales intensamente motivados, cuyos comentarios incendiarios están contribuyendo a la escalada del conflicto.

Los actores del drama español se enfrentan a lo que los politólogos llaman “dilema social”: cuando cada lado se beneficia de actuar en forma egoísta, a menos que el otro lado haga lo mismo, en cuyo caso ambos salen perdiendo.

Una solución alternativa beneficiaría a unionistas y a separatistas por igual. Por ejemplo, si los separatistas renunciaran a la declaración unilateral de independencia a cambio de negociar reformas constitucionales que lleven a España rumbo a una federación. Una enmienda constitucional que permita algunos cambios simbólicos, por ejemplo una declaración oficial de Cataluña como “nación”, o iniciativas sustanciales, como un pacto fiscal, dejarían satisfechos a la mayoría de los catalanes, al tiempo que se mantendría la integridad territorial de España.

El problema es que ambos lados creen que mostrar voluntad de hacer concesiones debilitará su posición negociadora futura. Pero las investigaciones en ciencias políticas muestran que puede ser al revés. El análisis de la premio Nobel Elinor Ostrom nos enseña que los dilemas sociales pueden resolverse usando la estrategia inversa: dar en vez de demandar. Si una de las partes se muestra dispuesta a colaborar, la parte rival puede sentirse obligada a hacer lo mismo, lo que lleva a una espiral de cooperación en vez de represalias, y de confianza en vez de suspicacia.

Es lo que se necesita en Cataluña ahora. El gobierno español y los separatistas catalanes deben reconocer que mostrar una generosidad razonable puede inducir al otro lado a responder haciendo más concesiones.

No será fácil, dada la actual desconexión mental entre las élites en Madrid y Barcelona. Pero ambas deben considerar el peligro que supone su conducta para el tan arduamente conseguido bienestar de millones de españoles, después de cuatro décadas de exitosa democracia. En la soleada España, siempre tendría que haber luz al final del túnel.

Traducción: Esteban Flamini

http://prosyn.org/buNNF6q/es;

Handpicked to read next

  1. Patrick Kovarik/Getty Images

    The Summit of Climate Hopes

    Presidents, prime ministers, and policymakers gather in Paris today for the One Planet Summit. But with no senior US representative attending, is the 2015 Paris climate agreement still viable?

  2. Trump greets his supporters The Washington Post/Getty Images

    Populist Plutocracy and the Future of America

    • In the first year of his presidency, Donald Trump has consistently sold out the blue-collar, socially conservative whites who brought him to power, while pursuing policies to enrich his fellow plutocrats. 

    • Sooner or later, Trump's core supporters will wake up to this fact, so it is worth asking how far he might go to keep them on his side.
  3. Agents are bidding on at the auction of Leonardo da Vinci's 'Salvator Mundi' Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images

    The Man Who Didn’t Save the World

    A Saudi prince has been revealed to be the buyer of Leonardo da Vinci's "Salvator Mundi," for which he spent $450.3 million. Had he given the money to the poor, as the subject of the painting instructed another rich man, he could have restored eyesight to nine million people, or enabled 13 million families to grow 50% more food.

  4.  An inside view of the 'AknRobotics' Anadolu Agency/Getty Images

    Two Myths About Automation

    While many people believe that technological progress and job destruction are accelerating dramatically, there is no evidence of either trend. In reality, total factor productivity, the best summary measure of the pace of technical change, has been stagnating since 2005 in the US and across the advanced-country world.

  5. A student shows a combo pictures of three dictators, Austrian born Hitler, Castro and Stalin with Viktor Orban Attila Kisbenedek/Getty Images

    The Hungarian Government’s Failed Campaign of Lies

    The Hungarian government has released the results of its "national consultation" on what it calls the "Soros Plan" to flood the country with Muslim migrants and refugees. But no such plan exists, only a taxpayer-funded propaganda campaign to help a corrupt administration deflect attention from its failure to fulfill Hungarians’ aspirations.

  6. Project Syndicate

    DEBATE: Should the Eurozone Impose Fiscal Union?

    French President Emmanuel Macron wants European leaders to appoint a eurozone finance minister as a way to ensure the single currency's long-term viability. But would it work, and, more fundamentally, is it necessary?

  7. The Year Ahead 2018

    The world’s leading thinkers and policymakers examine what’s come apart in the past year, and anticipate what will define the year ahead.

    Order now