8

Por qué África debería abandonar el dinero en efectivo

YAMOUSSOUKRO – Últimamente, la India ha apuntado a un ambicioso objetivo: una economía sin dinero en efectivo. A pesar de los primeros errores y frustraciones, resultará ser un cambio para mejor para los 1,31 mil millones de habitantes del país. África debería fijarse una meta similar y dar el primer paso estableciendo una unión monetaria.

Por supuesto, lograr una sociedad sin dinero no es un fin en sí mismo. Más bien, es un medio para ayudar a promover la inclusión financiera, la seguridad y la prosperidad.

Hoy en día, unos 326 millones de africanos -el 80% de la población adulta del continente- no utilizan servicios financieros formales o informales. Pero esconder los billetes bajo el colchón no es manera de proteger el ahorro de las familias, y mucho menos de permitir que los hogares acumulen capital suficiente para escapar de la pobreza crónica.

Del mismo modo, millones de africanos están rebuscándose la vida en la economía informal, que representa aproximadamente el 41% del PIB en la mayor parte del continente, lo que los deja desprotegidos y sin vías para alcanzar la estabilidad financiera ni crear riqueza. Avanzar hacia una sociedad sin dinero obligaría a los ciudadanos, las empresas y los responsables políticos a diseñar mecanismos para atraer a todos los africanos al sector financiero, mejorando drásticamente la vida de millones de personas que están ahora no o subbancarizadas. Y acercaría a muchos hogares a la economía formal, en lo que constituiría una gran oportunidad económica para los países africanos.