0

Ayuda en efectivo para África

ESTOCOLMO – Europa asumió el compromiso ambicioso de aumentar su ayuda a África, y los desafíos de África requieren ese mayor compromiso. Pero fomentar la ayuda a países que ya son dependientes de la ayuda exige mecanismos de suministro más claros y un grado de previsibilidad presupuestaria. Se necesita algo nuevo y las transferencias de efectivo directamente a los pobres podría ser una alternativa -pero sólo como parte de una visión a más largo plazo de los sistemas de asistencia social de los países socios.

La Unión Europea se comprometió a sí misma y a sus estados miembro a aumentar los flujos de ayuda al 0,56% del PBI para 2010 y al 0,7% para 2015 -con un gran foco en África-. Los compromisos de ayuda conjunta de los países miembro de la Comisión de Asistencia para el Desarrollo de la OCDE implicarían duplicar la asistencia oficial para el desarrollo que se brinda a África entre 2004 y 2010 -es decir, si se cumplen.

Después de todo, es justo preguntarse si los países donantes cumplirán con estos compromisos y, en verdad, si las condiciones en los países socios se lo permitirán. Pero una duplicación teórica de la ayuda a África para 2010 -con la posibilidad de incluso aumentarla después- ofrece una enorme oportunidad para combatir la pobreza. De manera que afrontar cualquier obstáculo que pudiera inhibir la aplicación efectiva de estos recursos adicionales es una prioridad.

Si bien las necesidades de África son relativamente conocidas, existen desafíos a la hora de aumentar la ayuda para afrontarlas. Esto refleja problemas del tipo de gestión macroeconómica, síndromes de ayuda-dependencia, capacidad de absorción, costos de transacciones y -en relación a todo esto- el riesgo de disminuir los retornos a medida que aumentan los niveles de ayuda. Dadas las proporciones actuales entre ayuda y PBI en la región subsahariana del África -donde aproximadamente la mitad de los países arrojan proporciones superiores al 10% incluso antes de tenerse en cuenta los futuros incrementos de la ayuda-, estos desafíos deben tomarse muy seriamente.