La revolución de las calificaciones

CAMBRIDGE – “Bonjour, Monsieur, comment pourrais-je vous aider?”, pregunta el obsequioso portero de mi hotel en París. Al instante me pregunto qué ha sido de la infame altivez de esa ciudad... en particular para con los turistas americanos. Si la capital francesa ha dejado de ser la ciudad más grosera de Europa, tal vez podamos agradecérselo al desarrollo de los instrumentos de calificación en línea, como, por ejemplo, TripAdvisor.

Los sitios web sobre viajes existen desde el decenio de 1990, cuando se lanzaron Expedia, Travelocity y otros sitios de contratación de viajes de vacaciones, que permitían a los viajeros comparar los precios de vuelos y hoteles con un clic del ratón. Como la información ha dejado de estar controlada por las agencias de viajes o de estar oculta en redes empresariales, hubo una revolución en el sector de los viajes, pues una mayor transparencia contribuyó a reducir los precios drásticamente.

Actualmente, el sector está viviendo una nueva revolución, que esta vez está transformando la calidad de los servicios. Las plataformas de calificación –especializadas en hoteles (TripAdvisor), restaurantes (Zagat), apartamentos (airbnb) y taxis (Uber)– permiten a los viajeros intercambiar opiniones y experiencias que todos pueden consultar.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/1S2zfMI/es;