0

Capitalismo y escepticismo

BALTIMORE – A medida que cada día nuevo trae rumores de otro rescate de Wall Street incluso más colosal que el último, un interrogante se presenta con más intensidad que nunca: ¿por qué la economía de Estados Unidos tiene tan mal desempeño en las presidencias republicanas?

Los hechos son difíciles de refutar; por cierto, el registro histórico hoy es tan lúgubre que los republicanos reaccionarios probablemente estén empezando a preguntarse si no habrá una maldición. Durante el período sobre el cual se pueden encontrar estadísticas modernas, los demócratas superaron a los republicanos en casi todas las mediciones tradicionales de desempeño económico (crecimiento de PBI per capita, desempleo, inflación, déficits presupuestarios).

Los demócratas han logrado incluso superar a los republicanos en su propio terreno. Gracias al libertinaje de la actual administración Bush (y la prudencia de la administración Clinton), el gasto federal promedio como una proporción del PBI bajo los presidentes republicanos hoy excede el gasto bajo los demócratas durante el período medido.

El patrón de deficiencia republicana se sostiene cuando se extiende el plazo de análisis histórico utilizando los retornos de acciones para medir el desempeño económico. En promedio, desde la introducción del índice bursátil compuesto Standard and Poor’s en 1926, la recompensa por poner nuestro dinero en el mercado ha sido unos 16 puntos porcentuales más baja por mandato presidencial en los gobiernos republicanos que en los demócratas. El bajo desempeño republicano sigue siendo un dato persistente incluso si se deja fuera del análisis la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial (con la tierna esperanza de que demuestren haber sido experiencias únicas).