0

żSe pueden restablecer las relaciones entre los Estados Unidos y el Irán?

Durante la segunda guerra mundial, los soldados de los Aliados ocuparon el Irán y lo utilizaron como apeadero para transportar suministros desde el golfo Pérsico hasta la Unión Soviética. Aquél fue el primer contacto del Irán con los americanos. “Llegaron a nuestro país con cierta inocencia”, dijo el respetado historiador iraní Kaveh Bayat, “y sin la menor pretensión colonizadora”.

El tren de suministros de los americanos pasaba periódicamente por la ancestral aldea de mi padre, Arak, entonces un pintoresco oasis de huertos verdes y frutales. “Siempre que oíamos acercarse el tren”, me contó en cierta ocasión mi padre, “todos los chicos de la aldea corríamos con la mayor rapidez que podíamos por el manzanal para saludar a los americanos de paso. Ellos sonreían y nos saludaban y nos arrojaban cualesquiera regalos que tuviesen: naipes, goma de mascar, caramelos lifesaver... Para nosotros eran como héroes de otro mundo”.

ˇCuánto ha cambiado la situación desde entonces! La revolución de 1979 en el Irán acabó con el régimen no democrático y proamericano del Sha y lo substituyó por el régimen no democrático y antiamericano de los clérigos. Las relaciones entre los Estados Unidos y el Irán han sido oficialmente inexistentes desde que un grupo de estudiantes radicales irrumpieron en la Embajada de los Estados Unidos en Teherán –y esta semana se cumplen 25 ańos de aquello- y tomaron sesenta y seis rehenes americanos, a los que retuvieron durante 444 días. Hace sesenta ańos, Arak era una humilde aldea conocida de las tropas estadounidenses por sus uvas; hoy los funcionarios del Pentágono tienen puesta la mira en ella, como ciudad industrial que es esencial para el preocupante programa nuclear del Irán.

Y, sin embargo, pocos países tienen una relación más paradójica que los Estados Unidos y el Irán. Mientras que el régimen iraní sigue siendo beligerantemente antiamericano, el pueblo iraní es abiertamente proamericano. Mientras que los gobiernos de Teherán y Washington parecen ser archirrivales estratégicos, “pocas naciones hay en el mundo”, según el ex Secretario de Estado Henry Kissinger, “con las que los Estados Unidos tengan menos motivos para pelearse o más intereses compatibles que el Irán”.