18

¿Podría el Estado Islámico unificar a Europa?

MÚNICH – Durante la crisis financiera, los miembros nórdicos de la zona del euro rescataron a sus homólogos del sur ofreciendo rescates enormes y respaldando la promesa del Banco Central Europeo de salvar el euro a toda costa. Sin embargo, cuando Alemania pidió recientemente un sistema de cupos  para afrontar la afluencia en masa de refugiados, sus socios no mostraron la misma solidaridad y, ahora que Francia, aún no recuperada de los ataques de París, ha declarado la guerra al Estado Islámico, otros países europeos se están encogiendo de hombros, mascullando condolecencias y abrigando en silencio la esperanza de que el conflicto no les afecte.

La conclusión es clara: aunque Europa ha logrado avances importantes hacia la unión fiscal, sigue muy alejada de la unión política.

Medio siglo después de la fundación de un mercado común y quince años después del lanzamiento de la moneda común, Europa sigue careciendo de una fuerza policial unida y de una sola política exterior. Tal vez lo más problemático es que la UE sigue albergando veintiocho ejércitos, con veintiocho comandantes en jefe, unidos sólo ligeramente por la OTAN.

A algunos dirigentes europeos –incluidos el Presidente de Francia, François Hollande, y el Presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker– no parece preocuparles esa realidad. Sostienen que Europa debe acelerar aún más los avances hacia la unión fiscal introduciendo un plan de seguridad común para los depósitos, un único presupuesto, unos eurobonos, más riesgos compartidos y un sistema de prestaciones de desempleo unificado lo antes posible.