1

Colombia: ¿la paz está más cerca?

BOGOTÁ – Dos terceras partes de la población de Colombia cree que el diálogo entre el  gobierno del Presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla podría tener éxito. Creen que se podría negociar el fin del conflicto armado y que  las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), quizá el grupo insurgente más antiguo del mundo, deje las armas y participe en la política legal.

Después de 38 años de conflicto, el optimismo de los colombianos llama la atención. Desde 1982, al menos tres intentos de negociación han fracasado. La Unión Patriótica, partido creado en el decenio de 1980 como vehículo de los combatientes para participar en la política, se disolvió tras el exterminio de 1.500 de sus miembros a manos de fuerzas paramilitares desconocidas.

Después, en el decenio de 1990, el Gobierno abandonó las negociaciones, cuando las FARC asesinaron a un ex Secretario de Estado. Y en 2002 el Gobierno puso fin al diálogo con los rebeldes después de convencerse de que las intenciones de las FARC no eran las de avanzar hacia la paz, sino aprovechar la desmilitarización de 42.000 kilómetros cuadrados para facilitar las negociaciones.

Después de su elección en 2002, el Presidente Álvaro Uribe aplicó una política de seguridad con mano dura, apoyada por los Estados Unidos. Esa estrategia fue tan popular, que se modificó la Constitución para permitir la reelección de Uribe en 2006. Aunque no se le permitió presentar su candidatura para un tercer mandato, en las elecciones de 2010 ningún candidato propuso un cambio de la estrategia de mano dura ni la reanudación del diálogo con las guerrillas.