0

¿Pueden las compañías globales salvar a África?

Las compañías multinacionales fueron una fuerza motriz en la transición postcomunista de Europa del Este; brindaron nuevos conocimientos, tecnología, capacitación y mejores condiciones de trabajo. Salvaron a los sistemas bancarios, modernizaron las redes de telecomunicación, reconstruyeron las industrias debilitadas, aumentaron la calidad de los productos y socavaron los intereses creados que robaron a los ciudadanos comunes durante décadas.

¿Pero es una excepción Europa del Este? ¿Pueden las compañías multinacionales ofrecer beneficios similares a otras regiones necesitadas como el África subsahariana donde el legado del colonialismo, el apartheid, y la mala administración económica crearon ambientes de negocios fundamentalmente diferentes?

De acuerdo con un punto de vista, Europa del Este tenía una situación singular para beneficiarse de las compañías multinacionales: su fuerza de trabajo estaba educada, especialmente en ingeniería y en ciencias y, estaba por lo tanto en posibilidad de evitar la clásica trampa de "a mano de obra no calificada, salarios bajos". Lo que el comunismo no pudo dar - una administración moderna, nuevas tecnologías y conocimientos de mercadotecnia - es lo que las multinacionales ofrecieron.

Pero en países como Sudáfrica, Namibia y Zimbabwe las compañías multinacionales pueden verse muy diferentes. Los gobiernos occidentales se mostraron generalmente indiferentes, si no es que hostiles, a los movimientos de liberación africanos. Sus grandes corporaciones ayudaron a afianzar regímenes racistas con sistemas de contratos laborales célebres por ser poco menos que esclavistas.