¿Pueden las compañías globales salvar a África?

Las compañías multinacionales fueron una fuerza motriz en la transición postcomunista de Europa del Este; brindaron nuevos conocimientos, tecnología, capacitación y mejores condiciones de trabajo. Salvaron a los sistemas bancarios, modernizaron las redes de telecomunicación, reconstruyeron las industrias debilitadas, aumentaron la calidad de los productos y socavaron los intereses creados que robaron a los ciudadanos comunes durante décadas.

¿Pero es una excepción Europa del Este? ¿Pueden las compañías multinacionales ofrecer beneficios similares a otras regiones necesitadas como el África subsahariana donde el legado del colonialismo, el apartheid, y la mala administración económica crearon ambientes de negocios fundamentalmente diferentes?

De acuerdo con un punto de vista, Europa del Este tenía una situación singular para beneficiarse de las compañías multinacionales: su fuerza de trabajo estaba educada, especialmente en ingeniería y en ciencias y, estaba por lo tanto en posibilidad de evitar la clásica trampa de "a mano de obra no calificada, salarios bajos". Lo que el comunismo no pudo dar - una administración moderna, nuevas tecnologías y conocimientos de mercadotecnia - es lo que las multinacionales ofrecieron.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/g8AzsZs/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.