7

¿Puede Francia lograr la paz en Medio Oriente?

RAMALLAH – Desde inicios de este año, el gobierno francés trabaja en conseguir apoyo para una conferencia internacional que relance el proceso de paz entre Israel y Palestina. El valiente intento de Francia de revivir un proceso que lleva buena parte de una década sin llegar a ningún lado merece ser aplaudido. Pero el éxito demandará más que coraje. Toda propuesta internacional para resolver el problema de Palestina depende de seis factores.

El primero es la seriedad. Cuando en enero Francia dio a conocer sus planes, muchos desestimaron la idea como mera exhibición diplomática. Al principio, las autoridades palestinas la vieron con sospecha, por temor a que solo sirviera para dar a los israelíes otra oportunidad para una foto, y que tras los apretones de mano, el palestino de a pie seguiría sufriendo bajo la ocupación.

Pero cuando quedó claro que la propuesta de los franceses era en serio, y se anunció el 30 de mayo como fecha para las conversaciones preliminares, el hecho de que se presentara un cronograma claro alentó a las autoridades palestinas a sumarse al proceso. Hay que mantener esta buena fe, sin importar los obstáculos que puedan surgir.

El segundo ingrediente clave es el multilateralismo. Israel (el lado más fuerte del conflicto) prefiere las negociaciones bilaterales, que lo ponen en mejor posición para imponer condiciones. Es verdad que el lado más débil tiene cierto poder: el poder de decir no. Pero su ejercicio suele implicar un alto precio.