Paul Lachine

¿Podemos salvar a Europa?

VIENA – En 2011, la crisis financiera y bancaria europea se agravó y pasó a ser una crisis de deuda soberana. Un problema que comenzó en Grecia terminó creando dudas sobre la viabilidad real del euro, e incluso de la misma Unión Europea. Un año después, esas dudas fundamentales no se han disipado.

Pero si uno compara la UE con los Estados Unidos o Japón (donde la deuda pública equivale al 200% del PIB), la mala imagen actual de la Unión no se justifica. De hecho, el nivel de empleo en el conjunto de la UE se mantiene alto, lo mismo que las tasas de ahorro privado. Además, la balanza comercial de la Unión con el resto del mundo está en equilibrio.

Un motivo para dudar respecto del euro y la UE es que, desde la primavera [boreal] de 2010, los líderes europeos no paran de celebrar reuniones de crisis, diseñando cada vez supuestas soluciones que han servido de muy poco y siempre llegan demasiado tarde. Nuestros dirigentes no han empleado jamás todo su poder de fuego económico y político. Por el contrario, más que domesticar los mercados financieros, como pretendían, todavía están bajo su asedio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Wc1TQBM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.