0

¿Pueden las actividades empresariales ser éticas?

MELBOURNE- Algo nuevo está pasando en la Escuela de Negocios de Harvard. La primera generación de estudiantes desde que comenzó la crisis financiera global está por concluir sus estudios de Maestría en Administración de Empresas (MAE) y ya está difundiéndose un juramento que los compromete a ejercer su carrera de una “manera ética”, a “esforzarse por crear una prosperidad mundial que sea económica, social y ambientalmente sostenible”, y a administrar las empresas “actuando de buena fe, procurando que la toma de decisiones y la conducta no se basen en un interés personal miope que pueda dañar a la empresa y la sociedad a las que sirven."

El contenido del nuevo juramento de la MAE se basa en uno adoptado en 2006 por la Thunderbird School of Global Management , situada en Arizona. Sin embargo, es un hecho significativo el que lo haya adoptado la escuela de negocios más famosa del mundo.

En el momento que se escribe este artículo, alrededor del 20% de la generación por graduarse ha prestado el juramento. Por supuesto, esta cifra hará que los cínicos pregunten qué pasa con el otro 80%. Sin embargo, los que ya prestaron dicho juramento forman parte del gran viraje hacia la ética tras la reciente ola de revelaciones de fraudes y codicia en el sector financiero. Ha crecido el interés en los cursos sobre ética empresarial, y las actividades de los estudiantes de las principales escuelas de negocios están más dedicadas que nunca a que las empresas estén al servicio de valores sociales de largo plazo.

La ética empresarial siempre ha tenido problemas que son diferentes a los de otras profesiones, como la medicina, el derecho, la ingeniería, la odontología o la enfermería. Recientemente, una de mis familiares tuvo un problema en el ojo y el médico general la envío con un cirujano oftalmólogo. Éste le examinó el ojo, concluyó que no era necesaria la cirugía y la envió de nuevo con el médico general.