0

¿Puede un Enclenque Desarmar a Saddam?

El jefe del grupo de inspección de armamento de la ONU alcanzó un acuerdo con Iraq acerca de los términos tentativos para la conducción de inspecciones de armamento en dicho país, las cuales podrían empezar, en teoría, tan pronto como dentro de dos semanas. Pero el éxito de tal trato depende tanto de los hombres que realizarán las inspecciones como de los detalles acerca de cuándo, dónde y cómo se llevarán a cabo.

Hans Blix encabezará el grupo de inspección de armameto de la ONU encargado de buscar, encontrar y destruir las armas de efecto masivo de Saddam Hussein. Conozco a Blix desde hace más de cuarenta años. En 1960 fue mi asistente cuando yo era líder de la Juventud Liberal Sueca. Desde entonces he seguido su carrera con detenimiento. Fue ministro del exterior sueco durante un año y después fue director general de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en Viena.

Personalmente, Blix es amable y tiene sentido del humor; políticamente, es débil y fácil de engañar. Son pocos los funcionarios europeos en los que puedo pensar que serían menos apropiados que él para un enfrentamiento con Saddam Hussein. Sin duda, es con total incredulidad que miro las noticias en la televisión acerca de las negociaciones de Blix con los secuaces del dictador iraquí.

El mundo ha sido ampliamente advertido acerca de las debilidades de Blix porque tiene un récord de graves fracasos. Cuando Blix encabezaba la AIEA antes de la Guerra del Golfo en 1991, le aseguró despreocupadamente al mundo, después de varias inspecciones, que no sucedía nada alarmante en Iraq. Él fué quien emitió el "certificado de salud" aprobado que Saddam esperaba cuando empezó a esconder sus fábricas y ambiciones atómicas.