La traición de Bulgaria a Europa

Cuando Bulgaria se adhirió a la Unión Europea en enero pasado, creí que mi país por fin había dejado atrás su pasado represivo. Pero la reciente detención y amenaza de deportación de Annadurdy Hadjiev, un disidente de Turkmenistán que pidió asilo en este país, sugiere que algunas cosas nunca cambian.

Si Bulgaria envía a este hombre de regreso a Turkmenistán–en donde con seguridad le espera la tortura y la amenaza de una muerte brutal- nuestra afirmación de que somos parte de la Europa democrática, respetuosa de las leyes sonará falsa. Además, la imagen de la UE como defensora de los derechos humanos en todo el mundo se empañará por su incapacidad para hacer que los Estados miembros se apeguen a sus propias normas.

El caso evoca el recuerdo de los días en que la influencia de la KGB era dominante y los disidentes por toda la Europa Oriental y los territorios soviéticos como Turkmenistán vivían con temor. Hadjiev y su familia huyeron a Europa en 2001, para escapar de uno de los regímenes más represivos del mundo: la dictadura absolutista del ya fallecido Saparmurat Niyazov, quien se decía “Turkmenbashi”, el padre de todos los turcomanos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/28aZ96h/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.