Research and development Gallo Images/Getty Images

Una mejor manera de ir de la “I” al “D”

BELLEVUE, WASHINGTON – Cuando los líderes empresariales se reúnen para hablar sobre la innovación de sus sectores, generalmente se enfocan en iniciativas como mejorar el financiamiento del gobierno para la investigación básica o el desarrollo de centros e incubadoras de tecnología. Pero un elemento crucial de la "innovación" suele estar ausente de estas conversaciones: los productos finales.

No es por descuido. Por el contrario, esta ausencia es sintomática de un problema mucho más grave que afrontan las empresas de todos los tamaños en casi todas las industrias. En pocas palabras, el desarrollo de productos queda en segunda fila en la estrategia de innovación porque está roto el vínculo financiero entre ideación y comercialización.

Para que las economías prosperen, las buenas ideas necesitan un empujoncito que las acerquen llegar al mercado. Después de todo, los productos innovadores hacen la vida más sana, eficiente y divertida. Pero hay una amplia evidencia de que el desarrollo (el "D" en I + D) no ha seguido la velocidad de la "I”, la investigación moderna.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XKjynKO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.