Skip to main content

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions

GettyImages1147874094VictoriaJonesWPA PoolGettyImages Victoria Jones- WPA Pool/Getty Images

La renovación del Reino unido después de Trump y el Brexit

LONDRES – Después de tres días de pompa y ceremonial que presentó una imagen de un Reino Unido aparentemente sin cambios, el Presidente estadounidense Donald Trump ha abandonado Londres. Más allá de la apariencia de esplendor, el país está consumido por un Brexit estancado y el interminable debate sobre él, pero también por una crisis de identidad mucho más profunda: una lucha por redescubrir qué es ser británico.

Es una triste ironía el que esta semana también marque el aniversario 75 de la invasión del Día D, con la que se inició la liberación de Europa del fascismo. El actual Partido Conservador parece decidido a rechazar cualquier trato con la Unión Europea, declarar un Brexit sin acuerdo y salir apresuradamente de la UE el 31 de octubre, lo que equivaldría a una declaración de guerra económica de Inglaterra a sus vecinos continentales.

El Reino Unido, que por largo tiempo se enorgulleció de ser una nación pragmática, tolerante y ecuánime, hoy está en riesgo de incubar un tipo de nativismo que se mira el ombligo, intolerante y confrontacional.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/XJBM8Tves;
  1. skidelsky147_Christoph Soederpicture alliance via Getty Images_policechristmasmarketgermany Christoph Soeder/picture alliance via Getty Images

    The Terrorism Paradox

    Robert Skidelsky

    As the number of deaths from terrorism in Western Europe declines, public alarm about terrorist attacks grows. But citizens should stay calm and not give governments the tools they increasingly demand to win the “battle” against terrorism, crime, or any other technically avoidable misfortune that life throws up.

    1