Skip to main content

levy35_JohnKeebleGettyImages_liarbrexitprotestsigns John Keeble/Getty Images

Poner al descubierto a los estafadores del Brexit

PARÍS – A fines de mayo, el Tribunal de los Magistrados de Westminster decidió acoger una demanda entablada por el activista Marcus Ball, en que este acusaba a Boris Johnson, el ex secretario británico de asuntos exteriores que hoy lidera la carrera por suceder a Theresa May como primer ministro, de mentir en la campaña del referendo del Brexit en 2016. Sin embargo, el Alto Tribunal de Londres revirtió esa decisión y anuló la citación que habría obligado a Johnson a testificar en público sobre esa campaña.

Es una decisión lamentable. Una audiencia pública habría sido muy bienvenida, por dos razones. Había expuesto las mentiras de los partidarios del Brexit, que siempre me han parecido el mejor argumento de quienes desean detenerlo. Y, en términos más generales, habría puesto en evidencia el peligro que tales mentiras pueden significar para una democracia.

Por supuesto, el Reino Unido debería tener la libertad de escoger convertirse en la “pequeña Inglaterra” (Little England) de nuevo. Después de todo, los pueblos tienen tanto derecho a suicidarse como las personas, pero con una condición: que la decisión sea informada, deliberada y adoptada libremente. Nadie debería tomarla como resultado de acoso o instigación, delito que en el caso del verdadero suicidio está sujeto a severos castigos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

https://prosyn.org/R375fxj/es;
  1. bildt69_DELIL SOULEIMANAFP via Getty Images_syriansoldiermissilegun Delil Souleiman/AFP/Getty Images

    Time to Bite the Bullet in Syria

    Carl Bildt

    US President Donald Trump's impulsive decision to pull American troops out of northern Syria and allow Turkey to launch a military campaign against the Kurds there has proved utterly disastrous. But a crisis was already inevitable, given the realities on the ground and the absence of a coherent US or Western policy in Syria.

    2

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions