Anti-Brexit demonstrator holds the EU and UK flags outside the Houses of Parliament DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP/Getty Images

Los puentes de Londres a ninguna parte

LONDRES – La semana pasada, el Secretario británico de Asuntos Exteriores, Boris Johnson, resucitó la vieja propuesta de construir un puente de 35 km (22 millas) a través del Canal de la Mancha. A nadie se le escapó la ironía de que llamara a construir un puente de fantasía al tiempo que destruye la Unión Europea, el único puente verdadero que une a su patria isleña con el continente.

La propuesta del puente de Johnson muestra una vez más que todo el proyecto de los partidarios del Brexit se basa en una suspensión permanente de la incredulidad. En diciembre, la Comisión Europea le hizo el juego a la Primer Ministro Theresa May, fingiendo que es posible alcanzar tres objetivos mutuamente contradictorios acerca de la salida del Reino Unido de la UE.

El primer objetivo del Reino Unido es mantener una frontera suave y un comercio sin fricciones con la República de Irlanda, que seguirá perteneciendo a la UE, sujeto a las reglas de la unión aduanera y el mercado único europeo. El segundo es establecer regímenes regulatorios idénticos en todo el Reino Unido, lo que incluye a Irlanda del Norte. Y el tercero es “recuperar el control”, saliendo del mercado único, la unión aduanera y la jurisdicción del Tribunal Europeo de Justicia.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/Ty5mHKz/es;

Handpicked to read next