14

La Brexit y el balance del poder

CAMBRIDGE – Gran Bretaña se unió a lo que en el año 1973 se convirtió en la Unión Europea. El 23 de junio de este año se celebrará un referéndum sobre si le conviene salir de esta Unión. ¿Debería hacerlo?

Las encuestas actuales muestran un electorado muy dividido. El primer ministro David Cameron afirma que las concesiones que él logró de los socios de Gran Bretaña en la UE deberían tranquilizar las preocupaciones populares con respecto a una pérdida de soberanía, misma que supuestamente se transferiría a Bruselas, así como las preocupaciones relativas a una afluencia de trabajadores extranjeros procedentes de Europa Oriental. Sin embargo, el partido de conservador de Cameron y su gabinete están profundamente divididos, mientras que el alcalde populista de Londres, Boris Johnson, se ha unido a los partidarios de una salida británica.

La interrogante sobre los costos y beneficios de la membresía británica en la UE también divide a la prensa británica. Muchos medios impresos de circulación masiva apoyan la salida británica, denominada como “Brexit”, mientras que la prensa financiera apoya la continuación de la membresía. La revista The Economist, por ejemplo, señala que un 45% de las exportaciones británicas van a otros países de la UE, y que el ambiente para la negociación de un acuerdo comercial posterior a una Brexit  probablemente sería bastante frío.

Por otra parte, la UE dijo con claridad a los países no miembros, como ser Noruega y Suiza, que dichos países pueden tener acceso pleno al mercado único sólo si aceptan la mayoría de sus reglas, incluyendo la libre circulación de personas y las contribuciones al presupuesto de la UE.  En otras palabras, una Gran Bretaña fuera de la Unión ganaría poco en términos de “soberanía”; por el contrario, perdería su voto e influencia sobre los términos de su participación en el mercado único. Mientras tanto centros financieros rivales como los de París y Fráncfort aprovecharían la oportunidad para establecer reglas que les ayuden a conquistar para sus plazas la actividad empresarial que ahora se realiza en Londres.