0

Las elecciones en Brasil: un hito

El 6 de octubre se llevará a cabo en Brasil la primera vuelta de unas elecciones presidenciales que se consideran como un referéndum sobre los ocho años en el poder de Fernando H. Cardoso.

Los punteros (el cuatro veces candidato presidencial Luiz Ignacio "Lula" da Silva del Partido de los Trabajadores, líder en las encuestas durante todo el año; y el exgobernador y ministro de finanzas Ciro Gomes del Partido Progresista Socialista) afirman que el gobierno de Cardoso hizo a Brasil más vulnerable que nunca a las incertidumbres de los mercados internacionales. José Serra, del Partido Socialdemócrata Brasileño, el favorito de Cardoso, está ahora en segundo lugar, detrás de Lula, después de una larga batalla durante el verano. Aunque se alínea con el mandatario, incluso él evita decir que su presidencia sería un segundo acto del primer periodo de Cardoso.

Ese acto comenzó en 1994 con la promesa de la estabilización económica y se amplió cuatro años con la reelección de Cardoso en 1998. Durante su administración, Cardoso privatizó las telecomunicaciones, la compañía minera nacional y parte del sector eléctrico. La inflación cayó pero el desempleo, la deuda pública y la violencia urbana crecieron considerablemente. La desigualdad social aumentó y el año pasado Brasil sufrió apagones y racionamiento de la electricidad.

Desde el principio de la campaña Lula mostró fuerza, sobre todo después de que la candidata apoyada por la derecha, Roseana Sarney, se vio envuelta en un escándalo cuando la policía y los fiscales federales encontran una fuerte cantidad de efectivo en la oficina de su esposo. Los Sarney fueron absueltos a la larga, pero muy tarde para rescatar su candidatura. Su partido, el Frente Liberal, acusó a Serra de organizar el ataque y, como venganza, dieron su apoyo a Ciro Gomes.