Suenan alarmas en Asia

NUEVA DELHI – El deterioro de la situación en Ucrania y el aumento de las tensiones entre Rusia y Estados Unidos hacen peligrar el trabajoso “giro” que el presidente estadounidense, Barack Obama, quiere hacer en dirección a Asia, el continente más vibrante del mundo (y tal vez, también, el más inflamable). De poco servirá para evitarlo, o para encarrilar la política exterior para la región, la inminente gira de Obama por Japón, Corea del Sur, Malasia y Filipinas.

De hecho, la agresión rusa en Ucrania es apenas el último en una serie de obstáculos a la ejecución del giro (o “rebalanceo”, como se lo denominó luego), que ya debía luchar contra numerosos factores, por ejemplo: la obsesión de la política exterior estadounidense con el mundo musulmán, la renuencia de Obama a plantar cara a una China cada vez más asertiva, la reducción del presupuesto de defensa de Estados Unidos y su pérdida de liderazgo mundial.

Lo cierto es que los países asiáticos están cada vez más preocupados por la determinación con que China expresa su política exterior. Estados Unidos hubiera podido usar esta ocasión para recuperar un papel central en la región, apelando para ello a fortalecer viejas alianzas y buscar nuevos acuerdos de cooperación, pero la desaprovechó en gran medida, y dejó con ello que China siga extendiendo sus reclamos territoriales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ueuDhZR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.