palacio116_Russian Foreign MinistryHandoutAnadolu Agency via Getty Images_borrell moscow Russian Foreign Ministry/Handout/Anadolu Agency via Getty Images

La desventura de Europa en Moscú

MADRID – Cuando los ministros de Relaciones Exteriores de la Unión Europea se reúnan el 22 de febrero, tendrán que enfrentar las consecuencias políticas de la visita desafortunada a Moscú de Josep Borrell, el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Es de esperar que las deliberaciones catalicen el progreso tan necesario a la hora de desarrollar una política europea coherente para con Rusia.

El momento de la visita de Borrell a Moscú –la primera de un funcionario de la UE desde 2017- fue, cuando menos, extraño. En las semanas previas a su llegada, el líder opositor ruso Alexei Navalny había regresado a Rusia desde Alemania, donde se había estado recuperando desde agosto pasado de lo que muy probablemente haya sido un envenenamiento ordenado por el Kremlin. Navalny ni siquiera logró salir del aeropuerto antes de ser arrestado.

Después de procedimientos judiciales apresurados y absurdos, Navalny fue sentenciado a casi tres años en una colonia penal. Esto provocó una ola de protestas –y una ola de represión por parte del Kremlin-. La policía ha detenido a miles de manifestantes, muchas veces apelando a un exceso de fuerza.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/KL61eYQes