Skip to main content
GettyImages-1154860563 Henry Nicholls WPA Pool/Getty Images

Boris Johnson y la amenaza para el poder blando británico

EDIMBURGO – Desde que se creó el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido (DFID por su sigla en inglés) hace 22 años, ha sacado a millones de personas de la pobreza, ha enviado a millones de niños a la escuela y ha salvado millones de vidas a través de programas de vacunación y otras iniciativas innovadoras. Más recientemente, ha sido un líder mundial en ofrecer ayuda para el desarrollo a países pobres que enfrentan los estragos del cambio climático.

Sin embargo, según una propuesta que hoy está explorando el equipo de transición de quien probablemente sea el próximo primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, el DFID sería absorbido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y de la Mancomunidad de Naciones (FCO por su sigla en inglés). El nuevo PM estaría resolviendo un problema –el inaceptable abandono del servicio diplomático británico- creando uno aún mayor, que es la pérdida de lo que tal vez sea el mayor activo global de Gran Bretaña hoy: el poder blando que ejerce en todos los continentes gracias a su compromiso innovador para poner fin a la pobreza del mundo.

Como han descubierto otros países, incorporar sus esfuerzos de ayuda internacional a sus oficinas de asuntos exteriores afecta tanto los esfuerzos diplomáticos como los de desarrollo. Nadie sale beneficiado cuando el desarrollo, que prospera en base a la transparencia y al escrutinio externo, está englobado en la diplomacia, que exige confidencialidad y muchas veces se caracteriza por registros de auditoría deficientes.

Por supuesto, el equipo de Johnson piensa que es atractivo para un público que, por motivos por los que yo y otros debemos asumir al menos cierta responsabilidad, no está plenamente al tanto de los datos sobre lo que la ayuda para el desarrollo del Reino Unido puede alcanzar. Cuando se les pregunta, los votantes británicos parecen pensar que aproximadamente el 20% del presupuesto nacional se gasta en ayuda externa, cuando la cifra real es cercana al 1%. Los padres británicos suelen sorprenderse cuando se enteran de que el presupuesto de ayuda anual total de su gobierno llega aproximadamente a 50 peniques (0,63 dólar) por alumno africano, lo que ni siquiera alcanza para una lapicera, para no hablar de un maestro o un aula.

Salvar el DFID no es una cuestión partidaria, ya que existe un consenso considerable en respaldo de la Coalición para la Prosperidad Global con sede en el Reino Unido, que ha demostrado que la diplomacia y el desarrollo son tareas distintas de igual importancia. El FCO, observa Tom Tugendhat, parlamentario conservador y presidente del Comité Selecto de Asuntos Exteriores del Reino Unido, es el “principal diplomático” del país y no deberíamos “esperar que los diplomáticos sepan cómo liderar en comercio internacional y desarrollo si no saben cómo orientar a la reina Isabel”.

Pero hay un argumento aún más sólido y más urgente para respaldar un DFID independiente. El ex primer ministro británico Winston Churchill solía describir a Estados Unidos, Europa y la Mancomunidad de Naciones como los tres círculos concéntricos de influencia británica. Cuanta más influencia tuviera Gran Bretaña en un círculo, decía, más tendría en los otros: cuando los británicos tienen una voz fuerte en Europa, los norteamericanos los toman más en serio.

Subscribe now
ps subscription image no tote bag no discount

Subscribe now

Get unlimited access to OnPoint, the Big Picture, and the entire PS archive of more than 14,000 commentaries, plus our annual magazine, for less than $2 a week.

SUBSCRIBE

Sin embargo, en las siete décadas transcurridas desde la Segunda Guerra Mundial, Gran Bretaña muchas veces ha descartado un cuarto círculo que incluye instituciones multilaterales como las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización Mundial de Comercio. El papel de estas instituciones en la gobernanza global hoy está siendo cuestionado por la administración del presidente norteamericano, Donald Trump, justo cuando la cooperación internacional es más necesaria que nunca para solucionar problemas comunes. Pero, como la Gran Bretaña post-1945 temía que instituciones multilaterales más fuertes ejercieran aún más presión anticolonialista en el país en tanto se retiraba del imperio, muchas veces nos mantuvimos a distancia. Francia, por el contrario, ha establecido una influencia importante en el FMI y los escandinavos se han vuelto indispensables en los esfuerzos de paz y desarrollo de las Naciones Unidas.

El gobierno laborista de 1997-2010 intentó reafirmar la influencia británica en este terreno. Gran Bretaña asistió en la creación de dos instituciones nuevas importantes: el G20 y el Consejo de Estabilidad Financiera global. Y si un Reino Unido post-Brexit ha de gozar de influencia internacional y ser una “Gran Bretaña global”, el DFID es vital, ya que ha generado un historial sólido de iniciativas multilaterales importantes en áreas que van de la salud a la educación y el medio ambiente. En cada caso, ha logrado superarse a sí mismo trabajando con donantes y aprovechando las capacidades de otras partes interesadas.

Entre otras cosas, el DFID participó en la creación del Servicio Financiero Internacional para la Inmunización (que ha ofrecido vacunas a más de 700 millones de niños desde 2000), Global Partners for Health (Socios Globales para la Salud) y un fondo de Compromiso Anticipado de Mercado de 1.500 millones de dólares que ha financiado el desarrollo de nuevas drogas en países pobres. A través del DFID, el Reino Unido también es un miembro líder del Fondo Global y un defensor importante del nuevo Servicio Financiero Internacional para la Educación que yo y otros hemos desarrollado.

Huelga decir que, en ausencia de un DFID fuerte, Gran Bretaña no estará en condiciones de liderar en los esfuerzos importantes de desarrollo multilateral global.

El FCO no puede replicar fácilmente el papel único del DFID a la hora de acercar a los países y a la comunidad de desarrollo. Sin un presupuesto independiente, un ministro a nivel de gabinete y líderes respetados internacionalmente, el programa de desarrollo del Reino Unido carecería de la capacidad para movilizar recursos de manera tan rápida y efectiva en respuesta a crisis futuras. Tampoco tendrá un lugar de privilegio internacionalmente como fuente de poder blando.

Hasta los nacionalistas deben enfrentar las amenazas a la seguridad planteadas por estados frágiles, la explosión de la cantidad de refugiados y el constante flagelo de la pobreza y la injusticia. Cuando los desafíos globales más apremiantes de hoy –desde el cambio climático hasta la desigualdad y el conflicto violento- no admiten soluciones unilaterales, el argumento a favor de una acción multilateral es irrefutable. Un DFID robusto, institucionalmente independiente y bien financiado hoy es más necesario que nunca.

De manera que, si bien Johnson anticipa que un Reino Unido post-Brexit necesitará un FCO mucho más fuerte para mantener la influencia del país en el exterior, relegar al DFID minaría un imperativo post-Brexit aún más importante –mantener nuestro liderazgo global, sobre todo alcanzando los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados por los estados miembro de las Naciones Unidas.

Help make our reporting on global health and development issues stronger by answering a short survey.

Take Survey

https://prosyn.org/JUDju5b/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated Cookie policy, Privacy policy and Terms & Conditions