michael bloomberg Ramin Talaie/Corbis via Getty Images

¿Demasiada gratitud?

PRINCETON – El pasado mes de noviembre, Michael Bloomberg hizo una donación que bien podría ser la mayor donación privada a la educación superior en los tiempos modernos: 1.800 millones de dólares para permitir que su alma mater, la Universidad Johns Hopkins, ofreciera becas a estudiantes elegibles sin posibilidades de pagar la matrícula de la facultad. Bloomberg está agradecido con Johns Hopkins, explica, porque la oportunidad de estudiar allí, gracias a una beca, “abrió puertas que de otra manera habrían estado cerradas y me permitió vivir el sueño americano”. En el año después de graduarse, donó 5 dólares a la universidad, todo lo que podía dar. Gracias al éxito de Bloomberg L.P., la compañía internacional de información financiera que fundó en 1981, lleva donado un total de 3.300 millones de dólares.

Mucha gente dona en señal de gratitud, no sólo a las universidades a las que asistieron, sino también a sus escuelas primarias y secundarias, y a hospitales que los trataron cuando estaban enfermos. Estas razones para donar, todas aparentemente loables, están en tensión con la idea, popularizada por el movimiento del “altruismo eficaz”, de que deberíamos hacer el mayor bien posible. Bloomberg parece consciente de este razonamiento, ya que ofrece otra razón para su regalo más reciente: “a ningún alumno calificado de escuela secundaria se le debería prohibir el ingreso a una universidad en base a la cuenta bancaria de su familia”.

En Estados Unidos, a diferencia de otros países ricos, los estudiantes muchas veces no pueden ir a las facultades y universidades de su preferencia porque no pueden pagar los altos honorarios que cobran. Puede haber préstamos estudiantiles, pero tendrán que ser cancelados después de la graduación. La donación de Bloomberg suma una universidad más al puñado de instituciones (incluida la Universidad de Princeton, mi empleador) donde quienes no tienen los medios para pagar tendrán su matrícula y sus gastos de subsistencia totalmente cubiertos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/aSTfyvp/es;
  1. velasco94_YoustGettyImages_headswithbooksstaring Youst/Getty Images

    The Experts We Need

    Andrés Velasco

    Policy gurus spend too much time with others like them – top civil servants, high-flying journalists, successful businesspeople – and too little time with ordinary voters. If they could become “humble, competent people on a level with dentists,” as John Maynard Keynes once suggested, voters might identify with them and find them trustworthy.

  2. benami152_KiyoshiOtaPoolGettyImages_trumpmelaniaeatinginJapan Kiyoshi Ota - Pool/Getty Images

    Don’t Feed the Donald

    Shlomo Ben-Ami

    For Japanese Prime Minister Shinzo Abe, appeasing US President Donald Trump is not so much a choice as a necessity: he must prove to Japan’s people and their neighbors, particularly the Chinese, that he knows how to keep Trump on his side. But Abe's strategy won't work with a US administration as fickle and self-serving as Trump’s.

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.