Ciegos en Gaza y Jerusalén

LONDRES – Pasé el Año Nuevo en Sydney, viendo los fuegos artificiales que daban la bienvenida al 2009 desde el simbólico puente. Las explosiones de esa noche en Gaza no tenían como objetivo divertir sino destruir a Hamas y desacreditarlo ante los palestinos.

Fue el recurso más reciente a una violencia terrible para resolver la forma de compartir en paz lo que a los cristianos aún les gusta llamar la Tierra Santa. Mahatma Gandhi criticaba la justificación bíblica de la venganza, “ojo por ojo, diente por diente”. Decía que si se aplicaba hasta sus últimas consecuencias todo el mundo se quedaría ciego. Y así ha resultado ser en Palestina e Israel. Ciegos en Gaza y ciegos en Jerusalén.

Mucho de lo que ha ocurrido era predecible. Han muerto más de 1,400 hombres, mujeres y niños y más de 4,000 han resultado heridos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/dL5qS7a/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.