Marc Becher/Flickr

Fijar los objetivos globales correctos

COPENHAGUE – En términos generales, en los últimos cincuenta años el mundo ha mejorado. Los escépticos se negarán a aceptarlo, pero las cifras no mienten. La tarea que tenemos por delante es mejorarlo todavía más.

En el año 1960, murieron 20 millones de niños menores de 5 años. En 2011 seguían muriendo demasiados, pero había una población infantil total un 40% mayor, mientras que sus fallecimientos bajaron en dos tercios, a 6,9 millones.

En 1970, apenas un 5% de la población infantil estaba vacunada contra el sarampión, el tétano, la tosferina, la difteria y la polio. Para el 2000 la proporción había llegado al 85%, permitiendo evitar cerca de tres millones de muertes al año. Cada año, por sí solas estas vacunas salvaron más vidas de las que hubiera salvado la paz mundial en todo el siglo veinte.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/FMPhOlB/es;